Espacio creado para la difusión de materiales didácticos, noticias, entrevistas y mucho más, sobre Producción Agroecológica y Soberanía alimentaria.

12 mar. 2013

¿Fiarse de los sellos ecológicos?


Rara es la conferencia o charla sobre agricultura ecológica en la que no aparece el "preguntador de turno" que lanza la cuestión obligatoria que todo potencial consumidor de productos ecológicos debe plantearse antes de dar el paso de consumir unos alimentos que se suponen "más nutritivos", "libres de tóxicos", "que su sistema de producción es respetuoso con el medio ambiente" y que suelen tener un precio más elevado que los alimentos convencionales - o industriales - que encontramos en las estanterías de las grandes superficies de la distribución alimentaria. ¿Porqué debemos dudar siempre de los productos ecológicos certificados cuando hemos consumido (o seguimos consumiendo) productos cuyas etiquetas están llenas de términos   ininteligibles, codificados, con una lista interminable de ingredientes y aditivos de los cuales sabemos bien poco ni de su origen ni de sus efectos sobre la salud? ¿Como es posible que tengamos todas las reticencias posibles sobre la fiabilidad de unos productos que además de pasar los controles sanitarios correspondientes arreglo a la legislación vigente en materia de salud alimentaria, son certificados por organismos competentes en base a otra legislación más restrictiva aún que la anterior.? ¿Todas las dudas sobre los productos ecológicos y su certificación es por que suelen ser "mas caros" que los que no están certificados?

Las mismas personas que tienen todas esas dudas no suelen tener ninguna pregunta a cerca de si cuando consumen una sandía en un supermercado muy famoso a precio reducido, el cultivador en su país de origen, digamos Senegal, recibe un pago justo por su trabajo, o si los miles de kilómetros que ha recorrido esa sandía han tenido mucho o poco impacto en el medio ambiente, o si el agricultor local ha tenido que abandonar su tierra porque no puede vender las sandías por debajo del coste, para poder competir con el distribuidor local de hortalizas que deslocalizó la producción para explotar las tierras y a los campesinos de Senegal, Brasil o Marruecos para optimizar sus beneficios. 
Es curioso que tengamos todas las dudas posibles hacia un sistema de producción de alimentos "bastante respetuoso con el medio ambiente" y "libre de tóxicos", garantizado por un sello y una legislación muy estrictas, mientras cogemos de la estantería de un supermercado un paquete de jamón york "sin gluten"  sin plantearnos lo más mínimo ¿porqué iba a tener gluten un trozo de jamón york si el gluten es una sustancia contenida exclusivamente en algunos cereales? ¿Desde cuando tiene cereales el jamón?


Cada día se pone más de manifiesto - con la última crisis alimentaria provocada por la introducción de carne de caballo posiblemente tratada con un antinflamatorio prohibido en la carne de consumo humano - que no sabemos que nos estamos llevando a la boca, y entonces nos planteamos si hay otras alternativas, empezamos a buscar y vemos que el consumo de productos ecológicos, de temporada y de proximidad  - lo que venimos llamando "consumo responsable" - puede ser la respuesta a nuestro dilema, y entonces cuando seguimos investigando y descubrimos que hay que pagar mas por estos productos, cambiar los hábitos de consumo, y dedicar más tiempo a alimentarnos (vaya sacrificio!) empezamos a ponernos pegas a nosotros/as mismos/as y lo exteriorizamos con esa duda existencial de si no me estarán engañando estos del sello para ganar más dinero y meterme gato por liebre. Mejor seguir con el caballo por ternera de las multinacionales de la alimentación y ahorrarse unos eurillos. 


Por suerte la mayoría de la gente que empieza a recorrer el camino no cae en esta trampa, otros/as llegan a la "duda existencial del gato por liebre" y la superan sin despeinarse. 
Si tengo que contestar a la pregunta del título, ¿debemos fiarnos del sello ecológico?, pues mi respuesta es: casi que sí, o por lo menos mucho más que de los que no lo tienen. NO queda otra que fiarse. Bueno si que queda otra pero lo dejamos para otros artículos...

Continuará...              


2 comentarios:

  1. nuri6/2/17

    pues yo no me fio ,desde el momento que siembran el producto en un pais y lo etiquetan en otro,a otro perro con ese hueso

    ResponderEliminar
  2. Seguro al 100% es q nos moriremos. Pero si ponemos esto en el punto de mira estamos haciendo el juego a quien no le interesa este comercio.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...